SOS chimpancés de Senegal

Jueves 4 de abril de 2013

Nuestra "sorprendente" relación con la familia de chimpancés que ahora están en Loro Parque se inició bajo el impulso de una estrecha colaboradora, Silvia Rivera, voluntaria en su momento de varias organizaciones de rescate de primates en España. Posteriormente en Senegal ha colaborado con el Instituto Jane Goodall, para el proyecto allí existente de conservación del chimpancé. Silvia ha vuelto de Senegal estos días, después de 5 meses de trabajo voluntario allí, y esta es su apasionante crónica:


PARTE 1: LOS CHIMPANCÉS

Hace tan solo unos días, regresé de Dindefelo, Senegal, donde he tenido la suerte de poder colaborar en el proyecto de conservación del chimpancé que lleva a cabo el Instituto Jane Goodall España. En estos cinco meses, no sólo he podido continuar con mi aprendizaje sobre la importancia de la conservación de la vida silvestre africana, sus ecosistemas y sus especies, sino también pude conocer a una gente y una cultura excepcionales.

Vivir en Dindefelo ha sido una de las experiencias más increíbles de las que he podido disfrutar a lo largo de mi vida. El Instituto Jane Goodall España lleva a cabo un Programa de Conservación del chimpancé del África del Oeste y Gestión Sostenible de los Recursos Naturales en Senegal, cuyo objetivo es proteger a los últimos chimpancés que quedan en aquel país y mejorar sus posibilidades de expansión demográfica y territorial, así como propiciar un auténtico desarrollo sostenible para las poblaciones locales en la región de Kedougou.

Kedougou es la capital de una de las regiones más desfavorecidas de Senegal. Su situación geográfica, al sureste del país, en la frontera con Mali y Guinea, la mantiene alejada del desarrollo experimentado en la costa, permitiendo la supervivencia de paisajes y culturas de excepcional valor etnográfico e incluso turístico. Pero el continuo éxodo de la población joven por la falta de oportunidades es uno de los mayores problemas que enfrentan las comunidades de la zona, donde se enmarca el proyecto.

La creación de la Reserva Natural Comunitaria de Dindefelo es la primera consecuencia visible de este programa. El Instituto Jane Goodall España, presente en la región desde el año 2007, firmó en el año 2010 un acuerdo de colaboración con la Comunidad Rural de Dindefelo, por el que ambos colaborarán en los objetivos de conservación y desarrollo sostenible de la comunidad.

La importancia de los últimos chimpancés de Senegal (entre 300-500 individuos de la subespecie Pan troglodytes verus) es máxima. Se trata de los chimpancés que viven más al norte en el planeta, y están catalogados por la UICN como en PELIGRO DE EXTINCIÓN, tanto de forma genérica como esta subespecie en concreto.

Los chimpancés de Senegal, localizados en la parte sur oriental de país -la única donde habitan gracias a sus ecosistemas favorables-, saltaron a la fama hace menos de una década por poseer unas características muy especiales. Una prestigiosa revista científica publicó en el año 2007 el trabajo de dos investigadores en el que descubrieron que dichos chimpancés cazaban con herramientas, algo parecido a lanzas (palos afilados por ellos mismos). En este vídeo que aparece en dicha publicación, se puede apreciar el tipo de herramientas que usan:

video


Posteriores investigaciones siguieron descubriendo características increíbles, muy útiles para poder acercarnos a nuestro comportamiento primigenio como seres humanos, como han sido la utilización de cuevas como refugio o su adaptación a los incendios forestales. Estas investigaciones coordinadas por la prestigiosa antropóloga y primatóloga Jill Pruetz han demostrado que la importancia de los chimpancés de sabana de Senegal es extrema.

Sin embargo, el peligro de extinción es también máximo, debido no sólo al número ínfimo de individuos existentes en el país sino a la disgregación de los diferentes grupos por falta de corredores ecológicos aptos para que las diferentes comunidades se puedan encontrar.

Estos chimpancés tienen características etológicas especiales y han revolucionado el panorama científico internacional por considerarse los más cercanos al comportamiento de los primeros humanos. La desaparición de estos ejemplares supondría una pérdida incalculable para la biodiversidad regional, para el patrimonio natural mundial, así como para la ciencia y la evolución.

La causa de su desaparición se debe a la pérdida y degradación de su hábitat por actividades humanas como deforestación por actividad agrícola y ganadera, incendios, competencia por los recursos hídricos y alimenticios (frutos silvestres) y caza furtiva (en Guinea). En la comunidad de Dindefelo, las personas les tienen auténtico pánico, tanto por su enorme fortaleza física, como por haber leyendas del estilo de que si una persona es tocada por un chimpancé, todo los demás en el poblado pensarán que tiene "mal de ojo".

La supervivencia de los chimpancés de Senegal pasa por aumentar los recursos existentes para su conservación y también en mejorar las condiciones de vida de la población local, e intentar así que dichas personas dejen de ver al chimpancé como un enemigo. Aquí pueden ver uno de los vídeos que tuve la suerte de grabar, en donde se aprecia el aprovechamiento que hacen del "pan de mono", fruto del mítico baobab:

video


Ojalá que desde estas islas podamos hacer algo para colaborar en la posible salvación de los últimos chimpancés de Senegal. Al fin y al cabo, dichos chimpancés se encuentran a una distancia menor de Canarias que, por ejemplo, Madrid.

Seguimos viviendo en la más profunda ignorancia de lo que son nuestros vecinos del continente africano, y países como Senegal o proyectos como la conservación de los chimpancés allí existentes son magníficas oportunidades para, por lo menos, que la gente de Canarias se informe de lo que pasa aquí al lado y puedan colaborar, si así lo consideran. Es un reto y una pasión que, por lo menos, tenemos algunos.

1 comentario:

  1. José Amaro04 abril, 2013

    Ánimo, Silvia. Todos te apoyamos en tu lucha.

    ResponderEliminar